Otros números »
Nro 1 / Nro 2 / Nro 3 / Nro 4 / Nro 5 / Nro 6 / Nro 7 / Nro 8 / Nro 9 / Nro 10 / Nro 11 / Nro 12 / Nro 13 / Nro 14 / Nro 15 / Nro 16 / Nro 17 / Nro 18 / Nro 19 / Nro 20 / Nro 21 / Nro 22 / Nro 23 / Nro 24 / Nro 25 / Nro 26 / Nro 27 / Nro 28 / Nro 29 / Nro 30 / Nro 31 / Nro 32 / Nro 33 / Nro 34 / Nro 35 / Nro 36 / Nro 37 / Nro 38 / Nro 39 / Nro 40 / Nro 41 / Nro 42 / Nro 43 / Nro 44 / Nro 45 / Nro 46 / Nro 47 / Nro 48 / Nro 49 / Nro 50 / Nro 51 / Nro 52 / Nro 53 / Nro 54 / Nro 55 / Nro 56 / Nro 57 / Nro 58 / Nro 59 / Nro 60 / Nro 61 / Nro 62 / Nro 63 / Nro 64 / Nro 65 / Nro 66 / Nro 67 / Nro 68 / Nro 69

Tendencias: La naturaleza al poder

Los vinos de alta gama, cada vez más sobrios y austeros

Cada vez es más frecuente encontrar vinos íconos con una paleta aromática mucho más sobria y austera. A contramano de la concepción que se tenía hace unos años, cuando los ejemplares “importantes” tenían que gritar “alta gama” a los cuatro vientos, subidos a maderas salvajes y a altos niveles de concentración de aromas y de estructura.

“Va a ser difícil explicarle al consumidor local por qué los vinos van a tener cada vez menos madera“, anticipaba hace algunos un conocido enólogo. Con esta reflexión, el experto hacía referencia a la tendencia que se venía venir provocando una clara línea divisoria entre consumidores aferrados al estilo clásico (mucha concentración y madera), y aquellos en busca de un estilo menos intervenido que transmitan de manera más franca las virtudes e identidad del lugar, poniendo énfasis en la singularidad.

Este planteo no es nuevo. Años atrás la autora Alice Feiring lo plasmó en las páginas de su libro “La batalla por el vino y el amor: o cómo salvé al mundo de la parkerización”, donde mostraba su hartazgo hacia los vinos ampulosos y aromáticamente explosivos para iniciar su búsqueda de ejemplares más “auténticos”.

Fuente: Juan Diego Wasilevsky - Editor Vinos & Bodegas iProfesional

Sour Grapes: Un documental sobre la mayor estafa de vinos del mundo

Con los bolsillos llenos de efectivo, carisma y una memoria sobrenatural para los grandes “vintages”, un joven y desconocido Rudy Kurniawan gana reputación abriéndose rápidamente paso entre los más fervientes conocedores de vinos del mundo. Pero cuando un coleccionista top de USA y un viticultor de Borgoña descubren algunas inconsistencias y botellas sospechosas (como añadas que nunca habían sido producidas!), comienza una curiosa investigación para atrapar y desenmascarar a uno de los estafadores más ingeniosos de los últimos años. Así, la estafa de vinos más grande de la historia quedaba al descubierto.

Dónde? Miralo en Netflix.



¿Qué son los derivados del vino?

Vermut, Jerez, Brandy, Coñac, Aguardiente... el vino a veces suele mezclarse con otras sustancias o bien destilarse lo que da lugar a otro tipo de bebidas. Básicamente existen dos formas de obtener bebidas derivadas del vino:

Mediante la maceración o mezcla de vino con otras sustancias

VINOS AROMATIZADOS
El origen de los vinos aromatizados procede e épocas ancestrales. Antes del uso de la crianza en enología, los vinos habitualmente poseían una elevada acidez, o incluso se avinagraban. Desde la época romana es usual aderezar los vinos con especias, hierbas y otras sustancias para hacerlos más agradables al consumo. El más popular de los vinos aromáticos es el Vermut, aromatizado principalmente con sustancias amargas, generalmente provenientes de artemisas.

VINOS FORTIFICADOS O GENEROSOS
El vino fortificado, o fortalecido o generoso, es aquel vino que en su proceso de elaboración incorpora procesos especiales para aumentar su estabilidad y aumentar su graduación alcohólica, sin perder por ello su condición de derivado 100% de la uva. Los vinos fortificados más conocidos son el Jerez (España), el porto (Portugal), el Madeira (Portugal), el Marsalla (Italia) y el Banyuls (Francia).

Mediante la destilación

AGUARDIENTES DE VINO
A todos los destilados del vino se denominan de manera genérica "brandies", que derivan del holandés "brandewijn" que significa "vino quemado". Los comerciantes holandeses se dieron cuenta que al destilar un vino, ocupaba menos volumen en sus barcos y no se estropeaba por su alto contenido en alcohol.

En este grupo de destilados hay que diferenciar los aguardientes obtenidos directamente al destilar el vino, y las "holandas" que, además, incorporan residuos u hollejos del vino, que le aportan aromas y suelen envejecerse en barricas de roble. Dentro de las holandas más conocidas se encuentra el Brandy de Jerez, el Coñac francés, el Armagnac y el Pisco peruano. Son bebidas con un grado que oscila entre los 36 y el 45 % en alcohol.

AGUARDIENTES DE RESIDUOS
Estrictamente no se los puede considerar vino, aunque algunas legislaciones lo incluyen dentro de "productos derivados del vino", debido a que son bebidas producidas por destilación de un residuo que se obtiene tras la elaboración del vino. También se los emplea como base en la elaboración de otros licores de frutas o hierbas. Entre los más conocidos encontramos la Grappa.

Fuente: www.vinetur.com



[ arriba ]
La Región | Nuestros Viñedos | Historia Centenaria | Nuestra Familia | La Bodega | Nuestros Vinos | Dónde comprarlos?
La Voz de la Antigua Cava | Suscribirse 
Prensa | Contáctenos | Facebook
 

Beber con moderación.
©2017 Bodega Augusto Pulenta. ®Todos los derechos reservados.

Desarrollo Web: Invasor Diagonal // Machi Mendieta