Otros números »
Nro 1 / Nro 2 / Nro 3 / Nro 4 / Nro 5 / Nro 6 / Nro 7 / Nro 8 / Nro 9 / Nro 10 / Nro 11 / Nro 12 / Nro 13 / Nro 14 / Nro 15 / Nro 16 / Nro 17 / Nro 18 / Nro 19 / Nro 20 / Nro 21 / Nro 22 / Nro 23 / Nro 24 / Nro 25 / Nro 26 / Nro 27 / Nro 28 / Nro 29 / Nro 30 / Nro 31 / Nro 32 / Nro 33 / Nro 34 / Nro 35 / Nro 36 / Nro 37 / Nro 38 / Nro 39 / Nro 40 / Nro 41 / Nro 42 / Nro 43 / Nro 44 / Nro 45 / Nro 46 / Nro 47 / Nro 48 / Nro 49 / Nro 50 / Nro 51 / Nro 52 / Nro 53 / Nro 54 / Nro 55 / Nro 56 / Nro 57 / Nro 58 / Nro 59 / Nro 60 / Nro 61 / Nro 62 / Nro 63 / Nro 64 / Nro 65 / Nro 66 / Nro 67 / Nro 68 / Nro 69




Índice
»

Novedades Augusto Pulenta
Torrontés Sanjuanino

» Vino y Curiosidades
Vinoterapias: Beber y sumergirse.


» Vino y Terminología
El color de las botellas y su importancia en la conservación de los vinos.
» Vino e Historia
Origen y evolución del sacacorchos.


» Vino y Vida
Pequeñas y grandes recomendaciones sobre el vino y la salud.



ir arriba


Torrontés Sanjuanino

Durante muchos años el origen de la cepa Torrontés fue desconocido, ya que no se lo ha podido asociar directamente con ninguna variedad europea que explique sus antecedentes en el Viejo Mundo. Es por esto que se dice una variedad típica Argentina. Recientes estudios señalan que provendría del cruzamiento entre Moscatel de Alejandría y Criolla Chica, aunque los mismos no son concluyentes.

En Argentina, según datos del INV, hay unas 8.100 hectáreas de este cepaje, concentradas principalmente en San Juan, Mendoza y La Rioja, aunque también Salta produce excelentes ejemplares como el famoso “Torrontés de Cafayate”. Se conduce principalmente a través de parral.

En Argentina el INV reconoce tres cepas de Torrontés: el Riojano, el Mendocino y el Sanjuanino. Cada uno de ellos presenta características propias.



En nuestro caso, el Valbona Torrontés Sanjuanino se presenta amarillo verdoso, con un aroma persistente y muy frutado. Se perciben rosas, durazno y frutas tropicales. En boca se percibe seco con sabores frutados y florales, propio de la variedad. A diferencia de otros vinos Torrontés, no es un vino rústico sino delicado y no presenta un retro gusto amargo.

En general el vino joven de variedad Torrontés presenta color amarillo verdoso o amarillo verdoso con tintes dorados e incluso cuando es del tipo regional, el dorado es más pronunciado. Para algunos especialistas el aroma a rosas, durazno blanco y ensalada de frutas son los tres aromas primarios del Torrontés.

En boca aparecen los sabores de cáscara de naranja, durazno blanco, rosas, orégano, manzanilla, miel, ensalada de frutas y uva moscatel, con un equilibrio entre la acidez y los sabores a frutas, que lo hacen aparecer como dulce siendo un excelente vino seco.
En Argentina algunas bodegas también lo utilizan como base de espumante, para realizar cortes con otras variedades y cuando sus uvas están sobre maduras para elaborar vinos dulces con algunos gramos de azúcar residual, ahora conocidos como cosecha tardía.

Fuente: Libro "Vinos Argentinos".

» Ver ficha técnica.
» Dónde comprarlo?




ir arriba


Vinoterapias: Beber y sumergirse.



La Vinoterapia es un conjunto de tratamientos, técnicas y terapias a base de vino para combatir un trastorno físico o mental del paciente.

Actualmente está siendo utilizada especialmente por muchas centros de salud, termas y balnearios como una manera de conseguir un mejor aspecto de la piel, eliminar las arrugas, evitar la flaccidez y parecer más joven. Esta nueva tendencia se lleva a cabo con mayor intensidad en centros de belleza franceses e italianos.
Los antioxidantes que contiene el vino, son los que le confieren esta propiedad al neutralizar los radicales libres que son los responsables de la oxidación de la células de la piel que envejecen y dotan a la piel de más arrugas, manchas, y menor consistencia.

Los que defienden este tipo de terapia aseguran que los baños totales con vino, o la combinación del vino con aguas termales, además de recuperar la piel, tonificarla e hidratarla, proporcionan una mayor consistencia y firmeza en los músculos. Además estos baños liberan la tensión muscular y proporcionan una sensación muy relajante en todo el organismo.

Aunque los inventores de los centros de vinoterapia fueron dos franceses, Mathilde Cathiard y Bertrand Thomas, que inauguraron el primer establecimiento cerca de Bordeaux, las beauty farms o "granjas de belleza" que incluyen tratamientos de vinoterapia se difundieron rápidamente en Italia, que hoy tiene el mayor número de establecimientos dedicados a este tipo de cura. Entre las variedades más usadas en este país, se encuentran las siguientes:
Lambrusco: muy rico en minerales, ayuda a conservar la elasticidad de la piel y mantenerla firme.
Sauvignon: con propiedades tranquilizantes. se utiliza especialmente para realizar masajes.
Chianti: Al igual que el anterior tiene propiedades relajantes.
Cabernet o Merlot: Especialmente indicado para eliminar las imperfecciones de la piel, eliminar las células muertes y rejuvenecer el aspecto exterior.

Otros productos se obtienen también de la uva que contribuyen a mejorar el aspecto estético. El aceite de pepitas de uva esta particularmente indicado para masajear la piel, permitiendo recuperar las grasas naturales que se pierden con la edad o debido a las agresiones exteriores. Otro de los productos interesantes de la uva es la pulpa con la que se pueden realizar mascarillas para la cara que cumplirían una función revitalizante y rejuvenecedora.

» ver más información (idioma italiano)



ir arriba


El color de las botellas y su importancia en la conservación de los vinos.

El año pasado publicamos una nota sobre los distintos tamaños y formas de botellas. En esta nota, hablaremos de la coloración del cristal de la botella y su importancia para la conservación del vino.
El vino es un líquido que tiene una fotosensibilidad importante; por lo que, la incidencia de la luz a través del tiempo, va provocando diferentes alteraciones. A mayor cantidad de luz recibida más se acentúan los fenómenos oxidativos.
Es por ello que durante la guarda de los vinos, se procura mantenerlos en penumbra. Cuando se elaboran vinos para la guarda y se escoge la botella, ésta suele ser más oscura.
En general, para vinos tintos que han envejecido en madera, se emplean vidrios verde-oscuros, mientras que para vinos jóvenes, se suelen utilizar vidrios incoloros o con tonalidades leves.
En función de la intensidad del color y del matiz del vidrio, la botella dejará pasar más ó menos diversas radiaciones del espectro.

El vidrio blanco detiene las radiaciones ultravioleta y parcialmente las violeta y es atravesado por las demás radiaciones. El vidrio verde detiene mejor el ultravioleta y el violeta, deja pasar pocas radiaciones azules y muchas amarillas, reteniendo muchas otras, por lo que el vino queda más protegido.

Por eso, el vino blanco envejece antes en botellas blancas que en botellas coloreadas. En botellas verdes toman mejor aroma y están protegidos contra las quiebras cúpricas. Incluso los vinos tintos se desarrollan mejor en botellas oscuras.

Por último, en un mundo donde la imagen es importante, el color de la botella además de la conservación debe tener un fin estético, permitiéndonos observar la maravillosa gama de colores del vino que protege.



ir arriba


Origen y evolución del sacacorchos.


La propagación del sacacorchos se sitúa históricamente a partir del siglo XVIII (aunque existen algunos modelos del XVII), coincidiendo con la difusión de las botellas de vidrio soplado y del corcho como el elemento destinado a mantener el líquido en su sitio hasta el momento del consumo. La primera referencia textual a un sacacorchos procede de Inglaterra y corresponde al Tratado de la Sidra, escrito por James Worligge en 1676, donde habla de "un tornillo de acero utilizado para extraer los tapones de las botellas". Técnicamente, no se trataba exactamente de un sacacorchos tal y como hoy lo conocemos, sino más bien de una especie de barrena similar a la que se empleaba para limpiar las armas de fuego.
A partir de entonces, y con la imposición del espiral metálico como elemento básico para la extracción de los tapones de corcho, la evolución del sacacorchos se centra en el desarrollo del método más cómodo para realizar la operación, es decir, en el perfeccionamiento del mango y el sistema mecánico.



La primera patente de un sacacorchos es también inglesa, del año 1795 por Samuel Henshall, aunque en los años subsiguientes se produjo un boom en el registro de diferentes modelos, en todo el mundo: Francia, Estados Undios, Canadá... Tan sólo en Inglaterra, en el siglo XIX se patentaron hasta 350 modelos diferentes de sacacorchos.

Las modificaciones sobre el mango, la adición de palancas o los puntos de apoyo fueron aumentando su eficacia. La evolución del sacacorchos se fue adaptando en cada lugar al tipo de tapón que estaban destinados a extraer. En consecuencia, las preferencias nacionales sobre las bebidas determinaron, en cierta medida, los primeros modelos de sacacorchos.

El actual modelo denominado Vulcan es la réplica del antiguo modelo diseñado en 1802 por Edward Thomason basado en un sistema telescópico de doble acción que incorporaba algo parecido a un sombrero metálico que se acoplaba a la boca de la botella. La espiral perforaba el corcho y después lo hacía ascender. En el 42, Edwin Cotterill patentó un sacacorchos con un mecanismo cruzado que posibilitaba el giro de la espiral de izquierda a derecha.



El modelo de láminas permitía extraer y volver a introducir el corcho en la botella sin dañarlo y se convirtió en un instrumento muy útil para los hosteleros poco escrupulosos que utilizaban la picaresca del relleno. También apareció un sacacorchos compuesto por un tornillo central acompañado de dos resortes móviles que desplegados hacían de empuñadura.



A partir de 1850 comenzaron a llegar los sacacorchos de palanca, que reducían notablemente el esfuerzo en la extracción. A fínales del siglo XIX apareció el modelo primitivo del que quizás sea el sacacorchos más importante de la historia: el de una sola palanca, el preferido de los camareros y sumilleres de todo el mundo, incluso en nuestros días.




Pequeñas y grandes recomendaciones
sobre el vino y la salud




1. El vino es una bebida para adultos sanos, absolutamente incompatible para las mujeres en estado de gestación y los lactantes, así como para los inmoderados.

2. El vino es sano solamente cuando es bebido con moderación, es decir, con respeto, educación, cultura e inteligencia, lo cual permite disfrutarlo con los cinco sentidos.

3. Los mayores encantos del vino están en sus matices cromáticos y en sus aromas, ni beber mucho ni beber deprisa aumentan el placer del vino, sino todo lo contrario.

4. Beber vino moderadamente es sano, e incluso recomendable, y causa placer, beberlo despacio aumenta ese tiempo de placer y el placer mismo.

5. No beba nunca vino en ayunas, el vino está hecho para acompañar a otros alimentos y no como un objetivo por sí mismo.

6. Armonizar vino con alimentos, así como vinos con oportunidades es un arte.

7. Con el fin de marginar definitivamente el abuso del vino y para alcanzar consumos moderados y razonables, es necesario que el conocimiento del vino sea transmitido desde el entorno familiar en el que lo hemos bebido durante miles de años.

8. Las familias, y en general los mayores que conocen el vino deben convertirse en su principal vehículo de divulgación y en indiscutible ejemplo de moderación.

9. Es preferible no beber vino sólo, el vino es una bebida convivencial y ha de ser compartido.

Recomendaciones de la Fundación para la Investigación del Vino y la Nutrición, FIVIN
» www.fivin.org




 


[ arriba ]
La Región | Nuestros Viñedos | Historia Centenaria | Nuestra Familia | La Bodega | Nuestros Vinos | Dónde comprarlos?
La Voz de la Antigua Cava | Suscribirse 
Prensa | Contáctenos | Facebook
 

Beber con moderación.
©2017 Bodega Augusto Pulenta. ®Todos los derechos reservados.

Desarrollo Web: Invasor Diagonal // Machi Mendieta